diumenge, 25 de maig de 2008

COMUNICADO DE AMADEU CASELLAS

Después del inicio de una huelga de hambre en la prisión de Quatre Camins, Amadeu Casellas envía un comunicado para responder a los autores de ciertos escritos aparecidos por internet.

He tenido acceso durante unos minutos a Internet, por la huelga iniciada el día 28 de Abril, en la que pido la aplicación de las leyes actuales del estado español y donde algunas personas contestan con una ignorancia, que demuestran ser de otro planeta o ser nostálgicos del franquismo.
El hecho de que compañeros míos y yo mismo hagamos huelgas de hambre, no es para ser mártires o víctimas, sino todo lo contrario. En primer lugar, no les puedo responder directamente, porque escriben de forma anónima, lo que demuestra que son simplemente débiles y cobardes. Como muy bien dice uno de ellos, el que la hace que la pague; como es mi caso. Tanto el código penal y la Constitución de este Estado dice, junto con el Reglamento Penitenciario. que cuando se comete un delito, tienes que ser responsable y cumplir con la pena que contemplan las leyes de este Estado; sea para bien o para mal. Las leyes, esté de acuerdo o no, están para cumplirlas todos por igual, tengas la ideología que tengas, seas rico o pobre, blanco o negro, religioso o ateo: Artículo 14 de la Constitución de este Estado. El Código Penal establece en el artículo 76, el máximo a cumplir, dependiendo de si los delitos son de sangre, sexuales o "comunes". En mi caso y el de otros compañeros, hemos cumplido más de 20 años, que es el máximo que dice la ley. El Reglamento Penitenciario y la Constitución, dicen que dependiendo de la conducta que tengas dentro de la cárcel, se te aplicarán derechos que te corresponden; Artículos 154 del Reglamento Penitenciario y 25 de la Constitución. Eso es lo que pido.
Yo no pretendo ser un mártir, porque no lo soy; y cuando escribo lo hago con nombres y apellidos porque no tengo nada que esconder, y no de forma anónima, como suelen hacer los cobardes y viles, como demostráis ser los que lo hacéis.
Sobre que en la cárcel no se entra por hablar, eso habría que preguntárselo a los políticos de izquierdas de nuestros compañeros del País Vasco, que están entrando en las cárceles a diario.
Sobre las víctimas, en mi caso sucursales bancarias, estoy de acuerdo en que se les tiene que devolver lo que en su día me llevé. Eso se llama responsabilidad civil y en mi caso lo estaba haciendo con una parte del sueldo que ganaba trabajando en la construcción, mientras pude trabajar, y la seguiré pagando cuando pueda trabajar de nuevo.
Sobre que las cárceles no son un patio de colegio, de nuevo estoy de acuerdo; pero si las personas encargadas de las mismas son los primeros en quebrantar las leyes y no son los que deberían dar ejemplo, estaréis de acuerdo que es muy difícil, por no decir imposible, que las personas que nos encontramos dentro, tengamos la posibilidad de incorporarnos de nuevo a la sociedad sin secuelas. Creo que opinar de manera anónima es muy fácil, y que se deberían de informar con lo que dice el Sindic de Greuges, por lo menos, o Amnistía Internacional, o el Relator de los Derechos Humanos de la ONU.
Por último está la justicia de los ricos, muy distinta de la de los pobres, sólo se tienen que ver los casos como Julián Muñoz, Marbella, Javier De la Rosa, Gescartera, los GAL, Filesa y una lista que sería muy larga; lo último, los policías de Coslada en Madrid.
En definitiva, quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra; y con este comunicado, no quiero justificarme, porque no se puede ir por la vida ni atracando bancos, ni delinquiendo y mucho menos, con actos de terrorismo por querer defender unos ideales.

Amadeu Casellas Ramon