dilluns, 23 de febrer de 2009

COMUNICADO DE AMADEU CASELLAS A 04-02-2009

Me resulta imposible permanecer callado ante tanto cinismo e hipocresía por parte de la Consellera de Justicia, Montserrat Tura, y por parte del propio President de la Generalitat de Catalunya, Montilla. En estos últimos años estamos viendo cómo el gobierno de la Generalitat, se está gastando cientos de millones de euros, en las construcciones de nuevas cárceles, Brians 2 (Martorell), Lladoners (Manresa) y de menores en la Roca (Granollers). También en la compra e indemnizaciones por los terrenos en los que se supone tienen que construir la nueva Modelo, eso sin contar con las futuras cárceles de Girona, Tarragona y algunas más. Eso supone decenas y decenas de miles de millones de las antiguas pesetas, lo que demuestra la gran industria carcelaria y los muchos beneficios que supone para un pequeño grupo de capitalistas y empresarios. Todos estos cientos de millones de euros, los pagamos entre todos los catalanes.

El cinismo viene cuando se inauguran las cárceles con la foto de Montserrat Tura y el president Montilla, diciendo que son instalaciones modernas y necesarias y que representa que lxs presxs, casi somos la envidia de la sociedad porque estamos prácticamente en hoteles de cinco estrellas. Pero nada más lejos de la realidad. Hace poco envié un comunicado en el que denunciaba algunas de las deficiencias que hay en Brians 2, pero Lledoners está peor; hasta el punto que en las propias páginas web de los sindicatos de prisiones (www.ugtpresons.com), en un comunicado, piden a los subdirectores de las cárceles de la Modelo y Quatre Camins, que los presos que se y trasladen a la cárcel de Manresa, tienen que tener un requisito que es del todo indispensable: tienen que ser presos con buena salud y regordetes, porque ni tan siquiera funciona la enfermería; algo tan vital como eso. O sea que, imaginaros, un preso que tenga un infarto, o algo por el estilo qué posibilidades tiene de salir con vida.

Por otro lado y aparte de las deficiencias que tienen todos estos "hoteles de cinco estrellas" y que cuestan cientos de millones de euros, la sociedad catalana debería preguntarle al gobierno de Catalunya, si todo este dinero que se están gastando en la construcción de cárceles y que tantos beneficios les da a unos cuantos, ¿por qué no se emplea en la construcción de pisos y viviendas de protección y se evitaría que muchas personas tuvieran que delinquir para hacer frente a los gastos e hipotecas que no pueden pagar?. Por otra parte, muchos jóvenes, y no tan jóvenes, podrían emanciparse de sus padres y vivir su propia vida. Esto es sencillamente una vergüenza y más cuando hay una crisis como la actual. ¿Quién se beneficia de todo esto?.

C.P. Brians 2
4-02-2009
Amadeu Casellas Ramon

ver:
http://www.ugtpresons.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1278